«De adentro hacia afuera» significa empezar por la persona; más fundamentalmente, empezar por la parte
más interior de la persona: los paradigmas, el carácter y los motivos.

Stephen R. Covey.

 

Te invito a hacer un breve ejercicio de tan sólo 10 segundos:

Cierra tus ojos y piensa en algo que te frustre muchísimo. Algo que quisieras que fuera diferente, pero frente a lo cual te sientes totalmente impotente. ¿Tal vez alguna de tus relaciones personales o laborales? ¿Tal vez tu relación con la comida o con tu propio cuerpo? ¿Tal vez tu timidez, tu agresividad incontrolable?

Todos tenemos algo que nos causa frustración porque no encontramos la manera de hacerlo cambiar para mejor. Y la mayoría de las veces respaldamos nuestra impotencia con un listado más o menos largo de excusas o justificaciones. Cosas como éstas:

  • El mercado está pésimo, por eso no estoy logrando aumentar las ventas de mi negocio.
  • Mi madre se burlaba de mi, por eso soy tan insegura. Mi timidez condiciona mi vida.
  • La actitud de mi hijo me obliga a tratarlo agresivamente. No me deja alternativa.
  • Estoy demasiado estresada por mi trabajo… retomaré la dieta cuando pase la tormenta.

Como leíste en la cita del principio, todo cambio importante en tu vida comienza dentro de ti, en tu núcleo.

Tu paradigma es la manera en que interpretas la realidad. La forma en que ves tu realidad está completamente relacionada con la forma en que te desenvuelves en ella, y vice versa. Tu paradigma es el mapa que utilizas para orientarte y actuar en el mundo… ¿pero qué pasa si estás utilizando un mapa obsoleto, incompleto o inexacto?

Por otra parte, tu carácter es la calidad con la cual te relacionas contigo mismo y con el resto. Tiene que ver con cómo te lideras y cómo te administras; qué tan coherente, honesto, humilde y valiente eres, entre un montón de cualidades más… básicamente tiene que ver con cómo y de qué estás hecho.

Por último, tus motivos son el combustible que mueve tu vida: lo que consideras importante para ti. Tu fuerza, tu influencia y tus posibilidades de alcanzar metas tiene que ver con la calidad, autenticidad y coherencia de tus motivos.

Cuando revisas y realizas “up-grades” en cualquiera de estos aspectos fundamentales de tu persona, tu vida inevitablemente cambia para mejor.

Quizás deberíamos hacernos más seguido este tipo de preguntas:

  • ¿Qué puedo hacer de manera diferente para lograr un mejor resultado?
  • ¿Hay alguna habilidad que yo podría desarrollar más, y que traería enormes beneficios a esta área de mi vida?
  • ¿Qué necesito para quererme más?¿Cómo podría desarrollar o conseguir aquello que necesito para tratarme bien?
  • ¿Qué es lo que realmente importa en este ámbito?¿Qué es lo que no estoy dispuesto a sacrificar?
  • ¿Cómo podría ampliar mi comprensión acerca de aquella persona que me irrita tanto?
  • ¿A qué persona que haya tenido éxito puedo recurrir para preguntarle cómo lo hizo?

Este tipo de preguntas emergen naturalmente desde el interior de las personas altamente efectivas. En su famoso libro, Stephen R. Covey explica cuáles son los principios que estas personas aplican para lograr resultados altamente exitosos e impecables, no sólo en un ámbito específico de sus vidas, sino en sus vidas como un todo, un todo integrado al gran Todo, que son los demás y “todo lo demás”.

Durante los próximos artículos compartiré contigo mis propios aprendizajes en torno a la propuesta de Covey, con la esperanza de motivarte a liderar cada día más tu propia vida, y por mi parte, poder al mismo tiempo integrar este aprendizaje en mi propio núcleo personal (la mejor manera de aprender es enseñar lo aprendido).

Te invito a suscribirte a mi newsletter en la barra que aparece en la parte inferior de tu pantalla si quieres que mis artículos lleguen directamente a tu correo. 

Y si quieres acelerar y optimizar tu propio desarrollo en cualquier ámbito de tu vida, te invito a conocer todo lo que el Coaching puede hacer por ti. Cualquier duda o comentario estaré feliz de recibirlo y contestarlo personalmente: pincha aquí para contactarme.

 

Alejandra Méndez L.