¿Cómo te gustaría ser recordado por tus hijos, tus hermanos, tus amigos, tus compañeros de trabajo? ¿Qué es lo que realmente te importa a ti en la vida?

Cuando respondes a estas preguntas seriamente y en profundidad obtienes una idea clara acerca de lo que significa el éxito para ti, y a la vez, obtienes el parámetro esencial para saber si vas o no por buen camino.

Eso que acabas de hacer ¿te llevará hacia donde quieres llegar?

Eso que acabas de decir ¿está construyendo el tipo de relaciones que deseas tener?

Aquello a lo que estás dando prioridad en tu agenda ¿de qué manera se conecta con el tipo de persona que quieres llegar a ser?

Comenzar con un fin en mente significa ser tu propio líder, y por definición un líder no es quien ejecuta el trabajo sino el que sabe dónde y cómo invertir la fuerza de trabajo para lograr lo que se desea.

Un líder tiene claridad acerca del fin último de todo: no es quien se pregunta cómo hacer mejor las cosas, sino el que se pregunta cuáles son las cosas correctas que hay que hacer.

Cuando elijas el panorama que deseas ver a futuro, cuando definas lo que significa para ti la palabra “éxito”, piensa en aquello que no cambiarías por nada en el mundo. Aquello que no tiene precio para ti. Aquello por lo que quisieras ser recordado.

Por lo tanto, recuerda cuidarte mucho de escribir tu historia personal utilizando tu propio guión y no los guiones de otras personas: ser tu propio líder requiere de un profundo respeto hacia tu propia identidad.

Reconócete, valídate y tómate la vida por asalto.

 

(Este artículo está basado en el libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen R. Covey)

 

Te invito a que me cuentes acerca de ti. Cuáles son tus desafíos de hoy, qué te está impidiendo alcanzarlos y qué te gustaría que fuera diferente. Conversemos para ver de qué manera puedo ayudarte.

Escríbeme directamente aquí para comunicarte conmigo.