Bill Gates lo dijo así en una conferencia:

“Todos necesitamos un coach, porque todos necesitamos feedback. Ésa es la forma en que avanzamos”.

Piensa en aquello que te gustaría poder mejorar en tu vida o en ti mismo.

Quizás se trata de la manera en que te relacionas con los demás, ya sea con tus colegas, tus clientes, tus hijos o tu jefe.

O tal vez necesitas mejorar tu desempeño, aumentar tu productividad, desarrollar tu capacidad para tomar decisiones o para establecer prioridades de manera más acertada.

O quizás tu desafío sea descubrir tu propio estilo de liderazgo: uno que sea acorde con tus valores y con tu forma de ser.

Un coach tiene la misión de acompañarte y apoyarte hasta que alcances tu meta, no importa si se trata de terminar tu tesis, de iniciar un nuevo negocio o de aprender a auto-motivarte.

¿Quiénes eligen tomar un proceso de Coaching?

Aquéllos que esperan más de sí mismos y que están dispuestos a tomar acción para alcanzarlo.

 

¿Cómo funciona el Coaching?

Se dice que dos mentes piensan mejor que una y en el Coaching esto es un principio fundamental, aunque se aplica de una manera bastante particular.

Un coach te ayudará a pensar, pero no pensará por ti. Te ayudará a resolver, pero no resolverá por ti.

Los coaches utilizamos la conversación como principal herramienta de trabajo. Por medio de la escucha activa y haciendo muchas preguntas, junto con algunos ejercicios simples, te vamos ayudando a definir tu objetivo lo más claramente posible, para luego acompañarte en la creación e implementación de las mejores estrategias para lograrlo.

 

¿Qué puedo esperar de una sesión de Coaching?

Una sesión puede durar entre 60 y 90 minutos. Un proceso de Coaching completo puede abarcar entre 2 y 12 sesiones.

Es asombroso el hecho de que, ya desde la primera sesión, los coachees (o coacheados) declaran sentirse mucho más tranquilos y con mayor claridad mental para enfrentar el tema que han decidido trabajar.

Los avances suelen darse de manera rápida, dependiendo del grado de compromiso que ponga el coachee y de la habilidad que tenga el coach para guiarlo adecuadamente. Se trata de una responsabilidad compartida.

Un coach jamás dará su opinión personal acerca de lo que tú le cuentes en una sesión. Tampoco te dará consejos ni te juzgará, porque sabe que nada de eso te resultaría útil.

Lo que realmente cuenta para el coach es la percepción que tú tienes acerca del tema que estás trabajando. Pero sobre todo, le importa saber cómo te gustaría que fuera y qué es lo que te haría sentir verdaderamente satisfecho. Esa es la base del trabajo de todo coach.

Un buen coach tampoco te obligará a hacer nada que tú no estés dispuesto a hacer, pero sí te hará propuestas, te dará tareas y te preguntará si te hacen sentido.

También te ayudará a comprender qué es lo que a veces te impide hacer aquello que necesitas hacer. Estará listo y dispuesto a desafiarte cuando sea necesario, siempre con respeto y mucho tacto. Te ayudará a descubrir qué es lo que te limita y cómo puedes superarlo a tu manera.

 

Coaching Neurolingüístico

El Coaching Neurolingüístico está basado en los principios de la Programación Neurolingüística (PNL).

Se trata de una técnica esencialmente respetuosa hacia la persona, sus valores, su personalidad y su identidad, diseñada para facilitar cambios y alcanzar objetivos.

Como coach neurolingüístico te acompañaré poniendo toda mi atención a tu servicio y favoreciendo tus avances mediante el uso de preguntas poderosas y de ejercicios simples, diseñados para liberar todo tu potencial.

Todas las áreas de tu vida se verán beneficiadas gracias al proceso de coaching.

Entre mis clientes he tenido a gerentes, ejecutivos, psicólogos, estudiantes, agentes de venta, profesionales de la salud y de la mineria. Todos ellos han logrado importantes avances gracias al trabajo que hemos realizado juntos.

 

¿Qué beneficios tiene el Coaching Neurolingüístico para ti?

  • Aclararás tus objetivos y descubrirás tu propia manera de hacerlos realidad.
  • Te volverás más productivo y efectivo en todo lo que hagas.
  • Tu calidad de vida mejorará en todas las áreas: personal, laboral, financiera, salud.
  • Crearás nuevos hábitos que te facilitarán la vida.
  • Aumentará tu nivel de confianza en ti mismo.
  • Si te sientes bloqueado en algún sentido, te desbloquearás.
  • Aumentará tu capacidad de aprendizaje y tu motivación.
  • Aprenderás a pensar con mayor claridad y eficiencia, ahorrando un montón de energía.
  • Tu estado de ánimo mejorará notablemente.
  • Tus relaciones personales se volverán cada vez más gratificantes y sanas.
  • Tu relación contigo mismo mejorará sustancialmente.
  • Tu vida se volverá más equilibrada y armoniosa.
  • Te volverás más flexible, resiliente y creativo.
  • Te acercarás más a ser la persona que quieres ser, y pasarás a ser un modelo para los demás.

 

Te invito a que me cuentes acerca de ti. Cuáles son tus desafíos de hoy, qué te está impidiendo alcanzarlos y qué te gustaría que fuera diferente. Conversemos para ver de qué manera yo podría ayudarte. Pincha aquí y comunícate directamente conmigo.